Reduce tus residuos

¡Reduce tus residuos!

Practicar un consumo más sostenible puede ser una opción personal para cada uno de nosotros, pero para el planeta es una necesidad urgente. Sólo en España se ponen en el mercado cada día 51 millones de envases de bebidas de un solo uso: latas, briks, plástico y vídrio. 

Abonados a una cultura de usar y tirar, los españoles llenamos cada 10 días el volumen equivalente a un estadio como el Santiago Bernabéu, según un cálculo muy ilustrativo de la Fundación Retorna. Al cabo del año la cifra asciende a 18.000 millones de envases, pero en la actualidad en España conseguimos reciclar sólo entre un 30 y un 60 por ciento. El resto acaba en vertederos, incinerados o desperdigados por nuestro entorno, en el mejor de los casos en calles y plazas. En el peor, en el medio natural donde tardarán cientos de años en desaparecer.

En el caso de las bolsas de plástico, con un periodo de 100 años para su descomposición, sólo el 10 por ciento acaba en el contenedor amarillo. La tasa de reciclaje varía sensiblemente según las fuentes. Organizaciones como Retorna o Grenpeace la sitúan por debajo del 30 por ciento, mientras que la industria asegura que alcanza el 65 por ciento para envases domésticos y por debajo del 60 por ciento cuando añadimos los de origen comercial e industrial. En cualquier caso, al menos 20,4 millones de envases contribuyen cada día a la contaminación del planeta. 

¿Somos los españoles unos desaprensivos carentes de conciencia medioambiental?

No lo parece: según los datos de Ecoembes, la sociedad que gestiona el sistema de reciclaje, el 83 por ciento de los españoles separa en la actualidad los residuos, frente al 4 por ciento que lo hacía en 1998. El problema puede estar  más bien en la dinámica de consumo y en la estructura del Sistema Integrado de Gestión de Envases (SIG), implantado en España desde 1998 y que responde primordialmente a los intereses de envasadores y distribuidores. El SIG orienta la solución del problema de los envases hacia el reciclado, descartando las opciones de reducción y reutilización.

Aunque la separación de los residuos en los hogares sea efectivamente elevada, no existen estímulos para la hostelería ni para todo lo que se deposita fuera de casa. Además, los envases que finalmente llegan a una planta de clasificación se encuentran mezclados con todo tipo de plásticos no reciclables, lo que obliga a rechazar el 20 por ciento y da lugar a un material de poca calidad que no atrae interés hacia su recuperación.

Incluso cuando conseguimos completar el proceso y reciclar, seguimos contribuyendo al problema: más del 90 por ciento del impacto medioambiental que generan los envases desechables se ha producido antes de que los destapemos por las emisiones de C02 que se producen durante su producción, transporte y, en algunos casos, su recogida, tratamiento y reciclaje.   Reciclar está bien, pero el mejor residuo es el que no se produce. 


Ver carro  

No hay productos

Envío 0,00 €
Total 0,00 €

Ver carro

Marcas

Rciclo Social


PayPal